La palabra reiki, es japonesa y se refiere a “ energía vital universal “, a esa fuerza divina de la que surge la vida. La esencia del reiki es el amor, que lo abarca todo. Cada uno ha de recorrer su propio camino hacia Dios, o lo que es igual, hacia el amor. 

Todos los problemas humanos, se deben, a lo alejados que estamos del amor, así que cuidado, no a cualquier cosa, llamemos “ amor “, sino un amor libre de culpa, miedo y un amor real, en su más alta vibración alejado, de enganches emocionales, de miedos, o de culpas, de intereses o de acomodamientos. 

El vivir separado de lo divino, hace el interpretar la vida como si fuera, lo único, que hay, más allá de nuestra existencia, que es eternidad. Ninguna persona debe “mendigar la gracia divina“, porque es nuestra esencia, las personas que están en contacto frecuentemente con el reiki, disuelven bloqueos y evitan que se formen otros nuevos.

El reiki, tiene 5 efectos principales:

  1. Produce relajación profunda
  2. Libera energía bloqueada
  3. Aporta energía vital curativa
  4. Sana a varios niveles
  5. Eleva la frecuencia vibratoria del cuerpo


Su manera de aplicarse, es a través de las manos, e ir trabajando zonas de nuestro cuerpo, en los llamados “ chakras “ o centros de energía etérea del ser humano. La palabra chakra procede de la India que significa “círculo o rueda “ y son los centros de energía etérea del ser humano.

Un tratamiento del reiki, se puede combinar con cristales y con aceites esenciales.


                                 Historia del reiki 

Un teólogo japonés, llamado doctor Mikao Usui, tras muchos años de intensa búsqueda en los manuscritos de un discípulo de Buda, pudo desempolvar este arte curativo, esto fue en un monasterio budista, a finales del siglo pasado. Mikao Usui, después de leer los manuscritos, meditó y ayunó durante 21 días y Dios le concedió la iniciación. 

Desde entonces, el doctor Usui, adquirió la capacidad de transmitir la energía reiki y convertir a otras personas en canales de la misma. Penetró más tarde en Occidente a través de los herederos espirituales de Mikao Usui, los maestros Churijo Hayashi, Hawayo Takata y Phyllis Lei Furumoto.

"Lo que mas me sorprende del hombre occidental es que pierden la salud para ganar dinero, después pierden el dinero para recuperar la salud. Y por pensar ansiosamente en el futuro no disfrutan del presente, por lo que no viven ni el presente ni el futuro. Y viven como si no tuviesen que morir nunca...y mueren como si nunca hubieran vivido." (Dalái Lama)



Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted